Consejos para el cuidado de tu mascota en invierno - Vitalveterinaria. Veterinario de Perros, Gatos, Cobayas, Hamster, Pájaros y Aves en Alcázar de San Juan
Veterinaria que aplica la medicina natural integrada con la medicina convencional, especialistas en acupuntura, homeopatía y fisioterapia. Somos la única veterinaria con terapias naturales integrativas en la comarca de Alcázar de San Juan
medicina general para animales, medicina natural, acupuntura animal, homeopatía animal, fisioterapia animal, veterinaria, mascotas,
16358
post-template-default,single,single-post,postid-16358,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Consejos para el cuidado de tu mascota en invierno

Consejos para el cuidado de tu mascota en invierno

¿Estás proporcionando a tu mascota cuidados especiales para sobrellevar la etapa de frío? Si bien es cierto que en la naturaleza los animales hacen frente al crudo invierno sin ayuda, no hay que olvidar que estos –al igual que tú-, sufren el cambio de temperatura. Por ello, aunque exista una creencia común de que el pelo de los animales aísla del frío, nunca viene mal tomar una serie de precauciones para cuidar a tu fiel compañero durante la época más dura del año.

¿Quiénes son más vulnerables al frío?

No todas las mascotas son igual de sensibles a los cambios de temperaturas. En el caso de los perros y gatos, hay que tener especial cuidado con los cachorros. A las crías les cuesta más regular su temperatura corporal, por lo que puede que necesiten una ayudita para entrar en calor.

Aparte de los peques, es importante no descuidar a las mascotas mayores. Al igual que los cachorros, la temperatura corporal de los ancianos es más difícil de regular que en el caso de perros y gatos jóvenes/adultos.

También hay que prestar atención a aquellos animales con afecciones que puedan empeorar con el frío, como en el caso de mascotas con artritis. El cambio de temperatura puede agravar los síntomas. Si tu perro, por ejemplo, padece inflamación de las articulaciones, evita que se enfríe (especialmente por las noches, pues es cuando más horas pasa inactivo).

Además de las edades y las dolencias, el tamaño de la mascota también influye en su vulnerabilidad. Piensa que, las razas pequeñas, cuentan con menos cantidad de reservas calóricas. Además, su capacidad para generar calor también es menor.

¿Qué cuidados ofrecer a tu mascota?

Basta con tener en cuenta una serie de recomendaciones para conseguir que el invierno resulte más llevadero para tu amigo de cuatro patas. Por ejemplo:

→ Cuidado con el hielo

Durante los paseos, evita las superficies heladas. Piensa que, aunque tú vayas calzado, el frío causa daño en las patitas de tu mascota. Asimismo, estas zonas pueden resultar muy resbaladizas… ¡no dejes que tu peludo amigo se lesione!

→ Atención a tu coche

Muchos gatos se refugian en el motor o en las ruedas de estos vehículos para mantenerse calentitos. Aunque esta táctica les ayuda a combatir el frío, también puede suponer un peligro para ellos. Antes de arrancar tu coche, asegúrate de que no hay ningún animalito escondido en su interior. Para ello, basta con golpear la capota o tocar el claxon. De esta forma, se asustarán y saldrán de tu vehículo sin sufrir ningún daño.

→ Calor en el exterior…

Algunos perros son muy enérgicos y cuentan con una abundante y gruesa capa de pelo con la que combatir el frío. No obstante, a otros les afectan negativamente las bajas temperaturas. Si tu mascota es friolera, ponle un abrigo durante los paseos. Busca una prenda que le cubra todo el lomo y asegúrate de que es cómoda y le permite realizar movimientos con total libertad. Existen abrigos de lo más bonitos u originales que no tienen en cuenta la comodidad de tu mascota. No olvides priorizar siempre su bienestar antes que la estética.

→ … y calor en el hogar

En verano a muchos animales les gusta echarse sobre el suelo porque es la zona más fresquita de la casa. Sin embargo, en invierno es conveniente que tu mascota se tumbe sobre alguna colchoneta o manta para mantenerse en calor. Ten preparada una camita en la que pueda acurrucarse y sentirse a gusto. Si tienes un gato en casa, una cama estilo iglú es un acierto seguro.

En el caso de que tu mascota no se encuentre en tu casa sino que esté en el jardín, terraza… debes de proporcionarle un buen refugio. Asegúrate de que cuenta con una caseta resistente que se mantenga seca incluso en días de mal tiempo. Equipa su interior para sobrellevar el invierno.

→ ¡A comer!

Ten en cuenta que tu mascota necesita alimentarse especialmente bien durante los meses de frío, pues su organismo necesita mayor cantidad de calorías para generar calor corporal. Quizás sea conveniente aumentar su ración de comida, consúltalo en la clínica para ajustar la dosis de alimento.

 

Siguiendo estos consejos, tu mascota podrá hacer frente al frío de la mejor manera posible. En cualquier caso, sabemos cada animal es diferente y tiene unas necesidades distintas. Si tienes cualquier duda, te animamos a consultarnos tu caso.