Castración y esterilización en animales de compañía - Vitalveterinaria. Veterinario de Perros, Gatos, Cobayas, Hamster, Pájaros y Aves en Alcázar de San Juan
Veterinaria que aplica la medicina natural integrada con la medicina convencional, especialistas en acupuntura, homeopatía y fisioterapia. Somos la única veterinaria con terapias naturales integrativas en la comarca de Alcázar de San Juan
medicina general para animales, medicina natural, acupuntura animal, homeopatía animal, fisioterapia animal, veterinaria, mascotas,
16593
post-template-default,single,single-post,postid-16593,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Castración y esterilización en animales de compañía

castración

Castración y esterilización en animales de compañía

Recientemente, la AVATMA compartía en su web un interesante debate sobre las ventajas e inconvenientes de la esterilización y la castración en animales de compañía. Desde Vital nos hacemos eco de él en nuestro blog porque se trata de un artículo muy bien estudiado y documentado.

El texto incluye toda serie de datos científicos, se apoya en estudios y aporta información útil y de interés. Incluimos aquí un pequeño fragmento y desde la clínica os animamos a consultar el post completo, pues resulta una lectura muy enriquecedora.

Castración y esterilización no son el mismo concepto

En numerosas ocasiones se comete el error de utilizar las palabras esterilización y castración de forma indistinta, como si fueran lo mismo. Cuando se hace uso de ambos términos y de esta manera, sólo se está pensando en el control poblacional, y no en la salud y el bienestar de los animales. Por aclararlo de forma sencilla: la castración produce esterilidad en machos y hembras mediante la extirpación quirúrgica de testículos u ovarios. Pero la esterilidad también se puede conseguir sin extirpar las gónadas, mediante otras técnicas quirúrgicas como la vasectomía, la ligadura de trompas o la histerectomía (extirpación del útero) o por medios químicos. Es decir, mediante el uso de fármacos, la mayoría de ellos contraindicados en la actualidad por sus graves efectos secundarios.

La esterilización y la castración de los animales de compañía depende en gran medida de cuestiones culturales, económicas e incluso éticas y deontológicas. Con ambas se consigue el control de la reproducción de los animales. Se dice que, en ocasiones, la castración elimina comportamientos y cambios físicos relacionados con la presencia de hormonas de la reproducción, que los responsables de los animales consideran inaceptables. Estas prácticas quirúrgicas electivas y la posterior atención veterinaria están potencialmente asociadas con la situación socioeconómica de los responsables de los animales que no pueden pagar el coste de la cirugía, y por tanto también pueden carecer de recursos para brindar una buena atención veterinaria y una buena nutrición a los animales que viven con ellos.

Puedes leer aquí el artículo completo.